Motores centro eje

Motor monofásico de corriente alterna de 400 o 600W. Posibilidad de incorporar electrofreno para puertas sin otro tipo de elemento que impida su apertura no deseada. Así mismo existe una versión de corriente continua de menor capacidad pero con algunas ventajas como la autonomía en caso de falta de corriente, la casi total ausencia de ruido o las velocidades de aproximación en subida y bajada. Para el caso concreto de los motores de corriente alterna existen dos soluciones para el final de carrera en función del tipo de automatización. Para el caso concreto de instalación en hombre presente la tensión que ve el mecanismo de apertura/cierre no debería ser la misma que ve el motor, tal y como indica la Directiva 2005/96/CEE de baja tensión. Esto se consigue con una tarjeta específica que se coloca en lugar de la tarjeta estándar.

Motores reductores laterales

Motor trifásico de corriente alterna de gran capacidad con par de salida desde 200 hasta 750 Nm. con electrofreno incorporado. Uso exclusivo para ejes no compensados. No necesitan mantenimiento. Todas las conexiones entre el motor y el cuadro de maniobras se realizan a través de conectores directos unívocos. Existe una versión monofásica en formato compacto que ofrece hasta 200 Nm.

Motores tubulares

Motor monofásico de corriente alterna con par de salida desde 110 hasta 230 Nm. Uso para ejes no compensados con kits de adaptación para ejes desde 100 hasta 200mm de diámetro. Este tipo de motorización es idónea para instalaciones que dispongan de poco espacio para la recogida del paño. Existe versión para eje compensado que evita las maniobras manuales ante un corte de suministro o cualquier tipo de fallo en el motor.

Mandos de proximidad HP

Nuevos mandos para el accionamiento de los cierres enrollables, que cumplen con la normativa de puertas automáticas, sin la necesidad de añadir un sistema de seguridad como la fotocélula o la banda resistiva.

Con la instalación de un cuadro receptor JCM y los mandos de pulsación mantenida (Hombre Presente) no es necesario añadir un sistema de seguridad que encarezca el presupuesto del cierre automático.

Su funcionamiento es sencillo: con una pulsación en el botón de subida, el emisor manda la señal al cuadro receptor para la subida automática del cierre. Para cerrar, es necesario mantener pulsado el botón del mando de bajada hasta que el cierre baje completamente. El cierre se parará en el momento que dejemos de pulsar el botón de bajada del emisor (cortamos la señal).